CriptoDinero
Bitcoin

Ley sobre criptomonedas en España

Alan Savedra
17 de diciembre de 2020
Ley sobre criptomonedas en España

¿Ya existe una ley sobre criptomonedas en España?

Si bien no hay una ley sobre criptomonedas en particular, sí existe un proyecto de ley contra el fraude fiscal en España, que incluye directivas respecto al uso de Bitcoin y otros criptoactivos por parte de los españoles.

Aún resta el visto bueno parlamentario, pero el Consejo de Ministro ya ha aprobado esta iniciativa el 13 de octubre de 2020.

¿Qué propone este proyecto de ley sobre criptomonedas en España?

El proyecto en cuestión busca obligar a los propietarios de Bitcoin y otras criptomonedas a revelar sus pertenencias y ganancias obtenidas, además de limitar el pago con efectivo hasta en 1.000 euros.

Esto regirá tanto en España como en el extranjero para el caso de residentes españoles.

Además, se prevé exigir que los exchanges y otros proveedores de servicios de criptomonedas envíen al fisco información sobre saldos y titulares de las monedas en custodia.

La iniciativa legal ha sido aprobada por el Consejo de Ministros de España y se conoce como ‘Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal‘.

El proyecto de ley sobre criptomonedas en España prevé exigir a los propietarios de criptoactivos informar sobre saldos en sus manos y operaciones realizadas, ya sean con fines de pagos, cobros o adquisición.

En especial, la iniciativa se dirige a los intermediarios como los exchanges, exigiendo la declaración de los movimientos efectuados desde sus servicios.

Tal como informó BeInCrypto, esta normativa se adopta luego de que los 350 diputados españoles recibieran una donación en Bitcoin gracias a una campaña de concienciación sobre las criptomonedas.

Antecedentes legales para el control de las criptomonedas en España

2017

La primera mención a la palabra «criptomoneda» apareció en el marco de las Directrices del Plan General de Control Tributario de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, manifestando desde entonces su interés en regular este mercado.

2018

La Agencia Tributaria se refirió en 2018 a los retos de analizar «la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas», así como el uso de Bitcoin y otras criptos como medio de pago.

Asimismo, planteó la necesidad de potenciar los controles frente a la amenaza que supone su uso por parte del crimen organizado en el entorno de la deep web.

2019

Un año después, también en el marco de las directrices generales del Plan de Control Tributario y Aduanero, se resolvió supervisar «a los intermediarios que intervienen en las operaciones realizadas con criptomonedas», así como asegurar la tributación asociada «a la titularidad y transmisión de las monedas virtuales», el origen de los fondos, entre otras medidas.

2020

En enero de 2020, la Agencia Tributaria de España reafirmó sus intenciones de seguir con las medidas antes adoptadas en relación con las criptomonedas.

Concretamente, se estableció la necesidad de:

  • Obtener información sobre operaciones realizadas con criptomonedas
  • Analizar esa información con el objetivo de «diseñar las actuaciones de control adecuadas para la correcta tributación de las operaciones señaladas» e identificar el origen de los fondos.

A mediados de 2020, se aprobó el Anteproyecto de Ley de la Directiva comunitaria UE 2018/843 de prevención de lavado de activos y financiación del terrorismo, el cual establece modificaciones en la Ley 10/2010, incluyendo directrices sobre los proveedores de servicios de criptomonedas.

Finalmente, en octubre de ese año se aprobó el ‘Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal’, enfocado en combatir «las nuevas formas de fraude tributario asociadas a las nuevas tecnologías».

Una inquietud entendible si nos paramos desde los zapatos de Hacienda, siendo que la naturaleza descentralizada de Bitcoin y algunas otras criptomonedas dificultan la identificación de sus usuarios y el rastreo de las transacciones.

Pero, lamentablemente (y como siempre), del lado del usuario suele implicar control, control y control, así como cobros y más cobros.

Todo por mirar el vaso a medias. Porque así como puede favorecerse la evasión, el fraude, las estafas, el lavado de activos y el financiamiento de actos ilícitos, estos son solo una parte de los usos posibles en torno a las criptomonedas.

Ver: Regulación de las Criptomonedas en España


Comentarios

Actualmente no hay comentarios

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada
*
*
*
Sitio protegido por reCAPTCHA de Google y Politicas de privacidad y Terminos de servicio aplican.