CD: Noticias de Bitcoin, Ethereum, ICO, Blockchain y Criptomonedas

¿Cómo fue el fraude de OneCoin?

Si hablamos de OneCoin debemos de decir que, para bien o para mal, es uno de los proyectos más mediáticos dentro del mercado de las criptomonedas.

El proyecto tuvo un auge considerable en casi todos los espacios importantes dentro del criptomundo, llegando a tener unos altos niveles de búsqueda en todas partes.

Hoy en día, la legitimidad de OneCoin no está en duda, es de conocimiento público que este proyecto se trata de un fraude.

Sin embargo, ¿cómo fue que logró engañar a la gente? ¿De verdad existieron personas que invirtieron aquí?

La naturaleza de este artículo es explicar el funcionamiento que tuvo OneCoin dentro de los distintos mercados para presentarse como un proyecto “legitimo”, que inclusive llegó a decir que era “mejor que el Bitcoin” por tener pre-minado y una minería centralizada.

¿Qué es OneCoin?

A pesar de que sea difícil de creer, OneCoin no se presentaba de buenas a primeras como una estafa o pirámide de multinivel.

La realidad es que se presentaba como una empresa enfocada en la educación y el entrenamiento para lograr la independencia financiera.

Esta educación se vendía en “packs” que se separaban entre distintos niveles. El nivel más pequeño era de 100 euros y el más grande era de 118 mil euros.

Los paquetes de formación y educación eran ofrecidos por medio de un entramado jurídico bastante complicado de evaluar, en el que se utilizaban las empresas One Life, One Academy y otras variaciones de OneCoin.

No obstante, dentro de estos packs educativos se vendían unos tokens que se podían utilizar para minar las monedas de OneCoin.

Como es deducible, dependiendo el nivel de los packs que se adquiría, se otorgaban más tokens, lo que implicaba que la persona tuviera más monedas de OneCoin.

Según las palabras de los desarrolladores, OneCoin tenía una producción finita de monedas, un total de 120 mil millones de monedas.

Este número era motivo de orgullo entre los desarrolladores, puesto que se afirmaba que estaban frente al proyecto con “mayor número de criptomonedas” creadas.

Es importante agregar que esta moneda jamás fue registrada en el ranking de CoinMarketCap, a pesar de que los desarrolladores afirmaban que aparecería para el mes de abril de 2018.

Como argumento a favor de OneCoin, los desarrolladores también afirmaban que las monedas de OneCoin eran las “únicas que incorporaban el sistema de Know Your Client” dentro de la cadena de bloques.

Este aspecto es un tanto paradójico, porque de ser cierto implicaría que las transacciones serían totalmente rastreables y no tendría ningún tipo de anonimato para los operadores.

Otras caras de una moneda dudosa

Estas monedas de OneCoin no se podían comercializar en ningún exchange dentro del mercado.

Los poseedores sólo tuvieron la posibilidad de intercambiarlos por euros en el portal xcoinx, que era de propia creación del equipo desarrollador de OneCoin.

Este portal representaba importantes limitaciones a la hora de retirar y luego de un tiempo. Entró en mantenimiento y nunca más presentó opciones de cambio para las personas.

Posteriormente, surgió el Marketplace denominado “DealShaker”, en el que las personas podían comercializar bienes y servicios con las monedas de OneCoin.

La plataforma nunca pasó de una fase Beta. A pesar de que presentan números récords de transacciones, no se consiguen verdaderas ofertas dentro del mercado.

Sistema multinivel de OneCoin

Además de la compra de los paquetes de formación, las personas podían adquirir ganancias por medio de un sistema multinivel en el que se ganaba un 10% del dinero que invertían los patrocinados.

Para muchos de los patrocinadores, esta fue la principal vía de ingreso que pudieron observar en OneCoin.

Te puede interesar: ¿Neworkoin es SCAM?

Además del sistema de marketing multinivel directo, también contaban con un sistema “binario” para armar equipos que permitían la obtención de ingresos por medio de lo que precisamente esos mismos miembros de los equipos conseguían con la venta de packs de formación.

¿Quiénes estaban detrás de OneCoin?

La integrante más célebre es Ruzha Ignatova, una “empresaria” búlgara que ha sido altamente exaltada por su trabajo en OneCoin.

La mujer tiene órdenes de captura en Alemania, India y otras jurisdicciones y la propia comunidad de OneCoin no sabe dónde se encuentra desde hace algún tiempo.

En 2019, las autoridades de los Estados Unidos determinaron que OneCoin era una estafa y presentaron una acusación formal contra Ruzha Ignatova y su hermano Konstantin Ignatova.

Konstantin Ignatova es otro de los líderes de OneCoin y actualmente se encuentra detenido en los Estados Unidos y está en medio del juicio por estafa y fraude que iniciaron las autoridades de los Estados Unidos.

Lo último que se pudo conocer del proceso es que las autoridades estadounidenses rechazaron una solicitud de fianza que habían presentado sus abogados por considerar que existía riesgo de fuga.

Otro miembro que ha adquirido fama fue Igor Alberts y su popularidad creció luego de que admitiera que OneCoin era una estafa en toda regla que no podía cumplir con las promesas hechas a los inversores.

Tristemente, esta afirmación de Alberts se hizo en una presentación de DagCoin, otro proyecto en el que está trabajando y que también se considera como una estafa de criptomonedas.

Opinión final

OneCoin es considerada por muchos como la primera gran estafa de criptomonedas dentro del mercado y dado la fecha en la que se presentó, es posible que así sea.

Los desarrolladores de este fraude plantearon el proyecto por el 2015-2016, cuando todavía el mercado de criptomonedas estaba incipiente y no existía mucho conocimiento sobre el tema.

Ciertamente, la falta de conocimiento jugó un papel fundamental para lograr que las personas se engancharan en términos como Blockchain y criptomonedas.

Nadie quería quedarse por fuera y las promesas de ganancias se veían muy factibles.

Para mayor comprensión: ¿Cómo identificar esquemas piramidales o Ponzi en criptomonedas?

Además de aprovechar la ignorancia de las personas sobre las nuevas tecnologías, en OneCoin se esforzaron por construir un equipo sólido que defendiera arduamente el proyecto.

Sus defensores fueron tan extremos que muchos llegaron a pensar que OneCoin era una especie de secta religiosa. No obstante, esta defensa férrea no sirvió de nada, puesto que la estafa se fue conociendo por todas partes, dejando al gran “proyecto” al desnudo.

Manuel Castro

Agregar comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.